HERBICIDAS

olvidate de arreglar el jardin las malas hierbas tambien son comestibles
Un herbicida es un producto químico o no que se utiliza para inhibir o interrumpir el desarrollo de plantas indeseadas, también conocidas como malas hierbas, en terrenos que han sido o van a ser cultivados.
Como malas hierbas entendemos aquellas que crecen y se desarrollan en un lugar o momento no deseado por el hombre. La mayor parte de malas hierbas poseen las mismas características: son de fácil dispersión, ya que suelen hacerlo gracias al viento o arrastradas por el agua y poseen una gran resistencia, debido a su elevada producción de semillas. Entre los problemas que éstas generan encontramos, entre otros, la reducción de la cosecha, provocada por la utilización de recursos, tales como espacio, luz, agua,… dedicados a la misma, y que por su presencia deben compartir. También afectan a la recolección, dificultando o ralentizando la recogida de la cosecha además de un incremento de costes, ya que si no se tratan a tiempo es necesario combatirlas.

1 . Herbicidas según su modo de acción

Dependiendo de su modo de acción, los herbicidas pueden ser de acción total o de acción selectiva:

  • Herbicidas de acción total: Atacan todo tipo de vegetación, son los herbicidas que se utilizan para el control de malezas en zonas urbanas o de terrenos sin cultivo
  • Herbicidas de acción selectiva: Atacan a unas determinadas especies, por lo que estos herbicidas se pueden aplicar cuando los cultivos ya están instalados. Un ejemplo de ellos son los herbicidas de hoja ancha (dicotiledóneas) que se utilizan para combatir las malas hierbas en los céspedes (monocotiledóneas).

2. Herbicidas según su aplicación

También se pueden diferenciar por la manera de aplicarse los herbicidas pueden ser residuales foliares:

  • Herbicidas residuales: se aplican al suelo, y con la humedad del riego o de la lluvia crean una película en superficie que mata a las malas hierbas al germinar
  • Herbicidas foliares: se aplican directamente sobre las malas hierbas y estos a su vez se clasifican en herbicidas de contacto, que solo dañan la parte de la planta que tocan y herbicidas sistémicos (éstos al entrar en contacto con las malas hierbas penetran por el flujo de savia dentro de la planta, llegando hasta las raíces y matando a la mala hierba).

En ambos casos, hemos de cuidar el modo de aplicación de los herbicidas agrícolas, así como su dósis. Los herbicidas, por lo general, están indicados para que al seguir las instrucciones del fabricante se ahorre en producto. Es decir: una correcta aplicación del herbicida agrícola comienza por una buena dosificación.

3. Herbicidas según el momento de aplicación

Por último, dependiendo del momento de aplicación, se pueden dividir en herbicidas de presiembra (que se aplican sobre las fincas agrícolas antes de iniciarse la siembra), o herbicidas de postsiembra (que se aplican después).

Además, los herbicidas de postsiembra -a su vez – se pueden dividir en herbicidas de preemergencia y de postemergencia. En este caso, los herbicidas de preemergencia se aplican una vez sembrado el cultivo pero antes de que este haya germinado, y los de postemergencia se aplican una vez que el cultivo ya ha germinado, y con él, las malas hierbas. En los casos de presiembra y preemergencia se utilizan herbicidas residuales.